Buscar este blog

¡Te mantenemos informado de las nuevas publicaciones!

Entrada destacada

ARTÍCULOS RECOMENDADOS: pincha aquí para acceder.

Bienvenid@ Una selección mejores artículos del blog MUNDODELAEMPRESA Empresas: LA CRISIS DE DIA...

lunes, 30 de mayo de 2011

CONTABILIDAD: El Concurso de Acreedores

Se trata de uno de los términos de moda en los últimos meses: desde que empezó la crisis, no hemos parado de escuchar que tal empresa ha solicitado el concurso de acreedores al juzgado de tal ciudad...


El concurso de acreedores es un procedimiento legal que se origina cuando una persona física o jurídica se encuentra en una situación de insolvencia. Antiguamente a esta situación se le denominaba "quiebra", y normalmente suponia el fin de una empresa. Con la nueva ley concursal, lo que se pretende es precisamente poner el énfasis en intentar dar continuidad a la actividad de la sociedad, si su situación lo hace posible.

Las fases desde la perspectiva económica-financiera que normalmente siguen las empresas que terminan en concurso de acreedores son las siguientes:

1º) Situación de partida, el origen del problema:

1.1) Las ventas disminuyen considerablemente, mientras que los gastos se mantienen constantes o crecen. Los gastos se hacen superiores a los ingresos generados por la sociedad a lo largo de varios ejercicios. La acumulación de pérdidas se va "comiendo" a los Fondos Propios de la sociedad.

1.2) Los cobros se demoran o incluso se producen impagos de clientes (morosidad). La empresa debe hacer frente a sus obligaciones de pago pero sin poder realizar los cobros previstos a tiempo. El presupuesto de tesorería se va al traste.

1.3) La empresa está excesivamente endeudada y la amortización de los préstamos y el pago de los intereses comienzan a asfixiarla a nivel de tesorería, sobre todo en periodos de incremento de los tipos de interés.

2º) El Fondo de Maniobra se reduce y se hace cada vez más escaso: disminuyen los saldos de dinero disponible en las cuentas corrientes y la empresa empieza a ir más asfixiada para afrontar todos sus pagos puntualmente.

3º) El Fondo de Maniobra se vuelve nulo o negativo: comienza una situación de tensión financiera en la que la empresa no es capaz de afrontar todos los pagos a su vencimiento. La empresa demora los pagos a proveedores, acreedores, impuestos, nóminas, etc. y comienza a acumular deudas con ellos.

4º) La empresa no consigue más financiación para su circulante: debido normalmente a que su nivel de endeudamiento ya es muy elevado y el cash flow generado por la actividad de la empresa no garantiza la devolución de una nueva cuota de amortización de otro préstamo; tampoco es posible o se descarta por algún motivo la realización de una ampliación de capital. Mientras las deudas acumuladas son cada mayores, y posiblemente algunos proveedores corten el suministro hasta que se le liquiden las deudas pendientes.

5º) La empresa entra en una situación de suspensión de pagos: no puede afrontar sus compromisos de pago con terceros. La situación de suspensión de pagos significa que el importe de las deudas a pagar en el plazo de 1 año (PC) supera al importe de las partidas que se transformarán en dinero en el plazo de 1 año (AC). Dicho de otra forma, una parte del ANC (inmovilizado de la empresa) está siendo financiado por PC (deudas a corto plazo). La situación de suspensión de pagos es previa a la de quiebra.
6º) Los administradores de la sociedad deciden solicitar en el juzgado el concurso de acreedores ("concurso voluntario") o bien éste es solicitado por algún acreedor de la sociedad ("concurso necesario"). El juzgado puede desestimar esta solicitud si lo considera. 


7º) El juez acepta el concurso; éste puede ser "de liquidación" (si no queda otra opción que liquidar la sociedad para pagar sus deudas con terceros) o "de continuidad" (si se estima que es posible arreglar su situación e intentar dar continuidad a la actividad empresa); en este caso el juez nombra a uno o varios administradores concursales que serán los encargados de dirigir y administrar la empresa.

8.1º) Concurso de liquidación: con el Activo (bienes) de la sociedad se paga buena parte del Pasivo (deudas).

8.2º) Concurso de continuidad: el administrador concursal dirigirá la sociedad para que ésta salga de la situación de concurso de acreedores, intentar "reflotarla", darle continuidad a su actividad y que ésta vuelva a ofrecer rentabilidad. Para ello ha de tomar una serie de medidas vitales como el recorte de gastos, renegociación de las deudas con proveedores, renegociación de préstamos bancarios y financiación del circulante, plan de capitalización, etc. Durante esta etapa los trabajadores suelen acudir al trabajo sin nómina real.


La situación de "quiebra técnica" se da cuando las deudas contraídas con terceros son superiores al valor contable de los activos de la empresa à los Fondos Propios (Patrimonio Neto) son negativos debido a los Resultados negativos (pérdidas) que se han ido acumulando ejercicio tras ejercicio y se los han ido “comiendo”. O lo que es lo mismo, el Pasivo (nuestras obligaciones de pago, deudas) es superior al Activo (los bienes que posee la empresa para hacer frente a las deudas con sus acreedores).

En el balance el Patrimonio Neto es negativo, pero en situación de quiebra a nivel contable figura con signo positivo en el lado del Activo para que se cumpla la igualdad Activo = Pasivo + Patrimonio Neto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario