¡Sigue el blog!


Encuestas y Ránkings

jueves, 9 de junio de 2022

EMPRESAS: BIMBA Y LOLA, LA CADENA DE MODA LÍDER DEL "SEMILUJO"



1) La impresionante expansión de Bimba y Lola, la cadena de moda "premium" 


La moda del "lujo accesible"  

Bimba y Lola es una de las principales empresas textiles de España. 


Se trata de una marca de moda joven e innovadora, surgida en Vigo a mediados de los años 2000, y que explota el llamado segmento del "semilujo". 

Cuando las hermanas Domínguez (sobrinas del famoso diseñador Adolfo Domínguez) pusieron en marcha lo que inicialmente iba a ser una pequeña cadena de tiendas de complementos diseñados por ellas, nunca pudieron imaginar el gran éxito que su concepto de negocio iba a alcanzar.

(1) El acierto comercial de dirigirse a un segmento de mercado no suficientemente atendido (especialmente durante los comienzos de la empresa), (2) su experiencia y conocimiento del sector textil (y respaldo familiar), (3) unido a su talento y creatividad como diseñadoras, y a su capacidad para crear un estilo propio capaz de "crear tendencia" pueden explicar buena parte de su éxito.

Las tiendas de Bimba y Lola se dirigen a un amplio segmento "premium" de mercado compuesto por una clientela de mujeres jóvenes interesadas por la moda, y que buscan ropa y complementos de gran calidad, cierta sofisticación o "glamour" y diseño a precios asequibles (medio-altos).

Es el llamado segmento del "lujo accesible" en el que años más tarde también se posicionaría la cadena Üterque del gigante INDITEX, su principal competidor, que trataría de seguir los pasos de Bimba y Lola tras comprobar el gran éxito de su formato comercial.


De hecho, la firma viguesa se ha afianzado con el tiempo como la marca de lujo asequible más popular de la industria textil.



Las cifras de la empresa

Nacida en España el año 2005, 16 años después la empresa contabilizaba un total de 275 tiendas ubicadas en 20 países de Europa, América y Asia, dando empleado a más de 1.700 trabajadores (según datos del año 2021).


Bimba y Lola tiene así presencia en 3 continentes, siendo clara su apuesta por el crecimiento en el mercado exterior, donde sus ventas no paran de crecer:

*datos referidos al año 2021

-En Europa cuentan con tiendas Bimba y Lola países como España (su principal mercado, con unos 150 puntos de venta que reportan cerca del 70% de los ingresos), Portugal, Francia, Italia, Reino Unido, Bélgica, Alemania, Países Bajos, Polonia y Ucrania.

-En América dispone de puntos de venta en Chile, Colombia, Ecuador, México y Panamá.

-Y en Asia tiene presencia en países como Malasia, Singapur, Hong Kong, Corea del Sur y China. 


De esta forma, un tercio de las ventas de Bimba y Lola proceden del extranjero, tanto a través de los 19 países en los que tiene tiendas propias (unos 125 establecimientos) como a través de su tienda online, por medio de la cual sus productos llegan hasta un total de 32 países de todo el mundo.

Plazas tan relevantes en el mundo de la moda como París, Milán, Londres o Berlín cuentan con una tienda de la cadena viguesa de moda.


Se trata por tanto de una empresa internacionalizada y con una fuerte proyección mundial. 

En el ejercicio fiscal de 2021 (que en las empresas textiles suele comprender los meses de marzo a febrero) obtuvo unas ventas de 216,5 millones de euros -un 31,4% más que en el ejercicio anterior de la "crisis covid"- volviendo a arrojar beneficios tras las pérdidas de 5 millones del atípico año 2020 (si bien su EBITDA se mantuvo siempre positivo).

En el ejercicio "covid" de 2020, las ventas del canal online se dispararon un 66%, hasta llegar a representar un 34% de la facturación total ese año. 

Una vez superadas las restricciones del confinamiento, las ventas aportadas por la tienda online de la empresa se han estabilizado en torno al 22% de la cifra de negocio total (año 2021).


La evolución histórica de la empresa es espectacular por la rapidez de su crecimiento. 

Bimba y Lola ha vivido una expansión con pocos precedentes en el sector textil, lo cual le ha llevado a convertirse en una de las cadenas españolas con una mayor tasa de crecimiento y presencia nacional e internacional en tiempo récord.






2) Las claves del éxito de Bimba y Lola

Son varios los factores que pueden explicar la espectacular expansión de la marca desde su creación:


1) Dirigirse a un segmento históricamente desatendido y que permite obtener una alta rentabilidad: el "semilujo"

Las tiendas de Bimba y Lola se encuentran a medio camino entre las grandes cadenas de moda (tipo INDITEX) y las tiendas de lujo (tipo Tous).  


Los locales (que presentan una atmósfera de exquisitez y lujo) se ubican siempre en calles céntricas y transitadas de las ciudades o bien en centros comerciales, lo cual facilita el tránsito de clientela y por tanto lograr una adecuada rotación.

 
Se dirigen a un target compuesto por mujeres jóvenes (entre 25 y 45 años), con un poder adquisitivo medio-alto y que demanda moda, diseño y últimas tendencias con un toque de elegancia o cierta "sofisticación".


Un público capaz de gastarse una gran cantidad de dinero en prendas de lujo pero que al mismo tiempo busca complementos mucho más económicos.


Es por ello que la horquilla de precios en las tiendas de la cadena es muy amplia: desde bolsos que valen 20 euros, hasta abrigos de 1.400. 


Este segmento de consumidoras de moda que demandan el concepto de "semilujo" no había estado suficientemente atendido por las cadenas textiles tradicionales hasta bien entrados los años 2000, en los que surgen opciones como Bimba y Lola -y posteriormente Üterque- decididas a cubrir sus demandas.


A mayores, ofrecer "lujo accesible" con un precio medio algo más elevado que las tradicionales cadenas de moda permite a la compañía trabajar con mayores márgenes y por tanto lograr mayor rentabilidad.



2) Adecuada oferta adaptada a su público objetivo: diseño de moda, calidad y agilidad

Vender diseño de moda actual con nuevas colecciones cada temporada resulta fundamental en la estrategia de producto de la empresa. 


Bimba y Lola cuenta para ello con un joven y dinámico equipo de diseñadores -con una edad media de 30 años- que es asesorado por su propia red de cazatendencias, los cuales recorren el mundo tratando de captar los gustos y las preferencias de las mujeres urbanas y cosmopolitas. 


Estar al día de las últimas tendencias en moda y hacérselo llegar de forma rápida a sus clientas en forma de prendas y complementos es una prioridad en la estrategia competitiva de la compañía.


Bimba y Lola comenzó su actividad comercializando complementos, llegando a convertirse en una verdadera especialista en este segmento, referente en el sector. 

De hecho, los bolsos son uno de los mayores reclamos de Bimba y Lola, así como uno de sus productos estrella (y que mayor facturación le reporta: más de un tercio de los ingresos totales proceden de la venta de bolsos). 


Ofrecer originalidad, frescura y acabados con gran calidad son atributos clave en sus complementos y prendas, características que son demandadas por su target.


La relación calidad-precio de sus productos (posicionados en el "semilujo") ha sido capaz de satisfacer la demanda de un gran segmento de mujeres de distintas edades y clases sociales. 


Es más: Bimba y Lola ha sido capaz de convertir su marca en sinónimo de "diseño premium", siendo su logotipo un elemento decorativo más en buena parte de sus bolsos, complementos y prendas. 


Y es que su firma se ha convertido en símbolo de elegancia, buen gusto y distinción, con un toque desenfadado y divertido en el sector de la moda, obteniendo mayor éxito que otras firmas que se dirigen al mismo segmento como es el caso de Üterque. 


El motivo: Bimba y Lola ha sido capaz de convertirse en una marca sinónimo de estatus a precio razonable pero más moderna y divertida que otras firmas similares, logrando que el público percibiese sus productos como mejores.



3) Ambiciosa expansión apoyándose también con el modelo de franquicias

El crecimiento de Bimba y Lola ha sido uno de los más rápidos experimentado nunca por una cadena textil. 


Buena parte de esta rápida expansión se explica por la aplicación del modelo de franquicia para el 50% de las aperturas durante algunas etapas la empresa, si bien en la actualidad el total de tiendas franquiciadas se sitúa entre el 22% y el 25%. En torno a una de cada cuatro tiendas de la empresa es una franquicia.


De esta forma la compañía gallega pudo acelerar el ritmo de inauguraciones asumiendo mucha menor inversión y riesgo.



4) Diversificación en productos, mercados y canales de venta

Si bien la empresa en sus inicios comenzó únicamente comercializando bisutería y complementos (principalmente bolsos), con el tiempo la oferta de productos de sus tiendas fue incorporando otros productos como ropa.


Ofrecer una amplia variedad en los complementos comercializados en sus tiendas es otra de las características que ha contribuido sin duda al éxito del formato del negocio. 


A mayor variedad más fácil es dar con los gustos de los consumidores, mayor consumo y rotación (caja) se genera en cada tienda, y por tanto mayores ventas se obtienen. 

El producto estrella de la firma son los bolsos, que aportan un 34% de la facturación total, y de los que se comercializan una enorme tipología: desde bolsos clásicos hasta bisutería étnica, pasando por prendas con bordados.


La oferta de productos comercializada por las tiendas Bimba y Lola incluye actualmente las siguientes categorías: (1) ropa, (2) bolsos, (3) marroquinería, (4) zapatos, (5) bisutería y (6) accesorios.


A mayores, la diversificación geográfica por medio mundo (cuenta con tiendas en 20 países) y a través de canales de distribución (tiendas propias + tiendas franquiciadas + tienda online + "corners" en centros comerciales) le ha permitido cubrir notablemente el mercado y aprovechar todas las oportunidades de venta para generar un importante volumen de negocio.




5) Experiencia y conocimiento familia Domínguez, así como respaldo financiero

El conocimiento del sector textil, su funcionamiento, la demanda de sus clientes, los proveedores, los procesos productivos, los márgenes, los costes, los eslabones de la cadena de distribución... 


La experiencia que las hermanas Domínguez adquirieron durante su trabajo en STL sin duda explica buena parte del adecuado planteamiento al montar Bimba y Lola. 


A mayores contaron con el respaldo y asesoramiento de su padre Jesús Domínguez, uno de los más importantes empresarios y directivos del sector textil en España.



6) Gestión de Operaciones: competitividad, rapidez, eficiencia y externalización de la producción 

A nivel logístico Bimba y Lola es capaz de enviar un pedido a cualquier punto de Europa en tan solo 2-3 días. Para ello emplea una eficiente red logística.


Al igual que INDITEX, uno de los puntos fuertes de Bimba y Lola es la eficiencia en procesos y la rapidez y flexibilidad en las entregas.


A nivel productivo la empresa subcontrata toda su producción


Es decir, la compañía se centra únicamente en el diseño (la operación que aporta valor y diferenciación a sus productos), externalizando la fabricación de sus prendas y complementos a talleres textiles y fábricas de España, Portugal, Italia y China que ofrecen los estándares mínimos de calidad fijados por Bimba y Lola.

Calidad + Diseño + Estilo propio + Precio asequible + Imagen de marca 
= oferta de Bimba y Lola



7) Estrategia: diferenciarse de la competencia y crear un estilo propio y original, con 2 colecciones al año

A diferencia del gigante INDITEX (y de la mayoría del sector de la moda moderna) Bimba y Lola lanza al año dos colecciones -que la empresa califica de "historias"-.


Los diseñadores de la empresa no siguen las tendencias de la temporada, sino que crean las suyas propias, inspirándose en el arte, la música o la cultura. 

Viajando, observando y asociándose a fotógrafos e ilustradores es cómo logran las fuentes de creatividad que luego trasladarán a sus prendas y complementos. 


De esta manera Bimba y Lola ha sido capaz de elaborar su propio estilo, original y único, y de transmitirlo exitosamente a la sociedad, convirtiéndose en una verdadera creadora de tendencias.


Su estilo es mucho más "desenfadado y fresco" que otras cadenas de moda competidoras que se han tratado se posicionar en el mismo segmento: estampados con plátanos, dibujos de cómics, composiciones irónicas y sarcásticas, mezclas de brillantes colores... 


Es el cada vez más atrevido estilo propio de Bimba y Lola, que también se ha ido definiendo con el tiempo y la experiencia en el mercado.  


A medida que la empresa ha ido comprobando que esta visión más "divertida" y "colorida" del "lujo accesible" es realmente bien aceptado por su clientela (diferenciándose así de otras cadenas aparentemente mucho más "serias"), su oferta de productos e incluso sus tiendas se han ido adaptando al mismo: de hecho, su actual decoración blanca y brillante nada tiene que ver con los antiguos colores oscuros y negros -asociados al lujo y la elegancia- de sus inicios.  


Uno de los ejemplos más destacados e icónicos de la gran capacidad de Bimba y Lola para marcar tendencia es sin duda el famosísimo "bolso del galgo metalizado", uno de los diseños más exitosos y que ha poblado las calles de las principales ciudades del mundo, siendo también uno de los modelos más imitados en el "top manta".   


Con el tiempo el famoso logotipo del galgo ha ido dejando paso a las iniciales "B" y "L" con la nueva imagen de la compañía.



3) La historia de Bimba y Lola

1. Una familia con gran tradición en la industria textil

Uxía y María, sobrinas del famoso diseñador y empresario orensano Adolfo Domínguez, son las fundadoras de esta joven firma de moda. 

Adolfo Domínguez y sus hermanos creaban en los años 80 la cadena de moda que lleva su nombre, y que llegó a convertirse en una de las más importantes de España.

Años después Adolfo se independizaría de sus hermanos, quedándose con el 40% del capital y sacando el otro 60% de las acciones a bolsa, logrando así fondos para poder retribuir la participación adquirida a su familia.

Sus hermanos Josefina, Francisco Javier y Jesús Domínguez (este último padre de Uxía y María) fundan entonces un nuevo imperio textil: Sociedad Textil Lonia (STL), empresa que firmaría acuerdos con diseñadoras tan importantes como Purificación García o Carolina Herrera para la fabricación y distribución de sus prendas y complementos por medio mundo. 

Parece ser que el equilibrio en la gestión de los tres hermanos es perfecto: Josefina encargada de las finanzas, Javier responsable del producto, y Jesús como estratega y visionario, capaz de desarrollar el modelo de negocio de la empresa y adaptarlo a los cambios del entorno.

Es precisamente en STL donde Uxía y María comenzarían a trabajar, adquiriendo su experiencia y conocimientos en el sector textil.

Desde pequeñas las hermanas Domínguez habían mostrado un gran interés por la moda y el diseño de complementos. 

Tras un tiempo trabajando en STL, Uxía y María deciden dar el salto profesional por su cuenta y emprender para arrancar su sueño: el de crear una marca de moda propia que comercializase sus diseños y creaciones. 


2. El arranque del negocio: la primera tienda en Bilbao

Su padre, Jesús Domínguez, se involucró totalmente en arrancar el proyecto de sus hijas, hasta el punto de pedirse una excedencia durante un año en STL

Con una inversión total de 15 millones de euros fundan en 2005 la empresa bajo el nombre "Moet & Mos", el cual cambiarían al poco tiempo por su denominación definitiva "Bimba y Lola".


La sociedad nacía con sede en Mos -en el área metropolitana de Vigo- pero inaugurando su primera tienda física meses después (en el año 2006) en la ciudad de Bilbao, la elegida para su primera apertura. 


La ciudad vasca ofrecía las características sociológicas y de mercado perfectas para testar la comerciabilidad de las creaciones de las sobrinas de Adolfo Domínguez.

El proyecto inicial contemplaba la creación de una modesta cadena compuesta por unas pocas tiendas para comercializar accesorio diseñados por sus promotoras

Sin embargo, nunca podrían llegar a pensar el éxito que finalmente obtendría su planteamiento comercial, ni mucho menos las dimensiones y proyección que finalmente adquiría la red de tiendas que terminarían montando.

Y es que el novedoso concepto de complementos de "semilujo" presentado por la tienda de Bilbao resultó todo un éxito a nivel comercial, lo cual allanó el camino para replicar el establecimiento en otras ciudades, tanto mediante tiendas propios como empleando el modelo de franquicia.

Destinada a un público femenino joven y urbano, al que le gusta vestir con una moda muy ponible y desenfadada, pero con un toque de cierta "sofisticación", Bimba y Lola se centra en este segmento del "semilujo", ofreciendo sus creaciones a precios medio-altos, si bien asequibles para la mayoritaria clase media.


3. El significado de la marca "Bimba y Lola"

Tras pasar fugazmente por la denominación "Moet & Mos" (que pretendía hacer un homenaje al padre las fundadoras y su tradición textil, así como a la localidad del área viguesa en la que iniciaron la actividad -Mos-), la denominación con la que finalmente se bautizó a la marca fue "Bimba y Lola". 

Esta marca procede de los nombres de las mascotas de una de las fundadoras: dos perros "galgos" que respondían a esos motes.

De hecho, el antiguo logo de la empresa estaba representado por la famosa silueta negra de un galgo, que llegó a convertirse en un verdadero símbolo de la firma, reconocible internacionalmente.

No obstante, el hecho de usar este nombre para su marca les acarrearía también una demanda por parte de Bimba Bosé, sobrina de Miguel Bosé, pues ella había registrado años antes la marca "Bimba" en España (término italiano por cierto que significa "bebé").

Sin embargo, dicha demanda -que acabó en el Tribunal Supremo- sería finalmente ganada por las hermanas Domínguez, siendo autorizadas así a seguir empleando su marca.


4. La expansión por otras ciudades de España y la diversificación más allá de complementos

Tras el gran éxito de Bilbao se realizan nuevas aperturas en Madrid y Barcelona, ofreciendo unos resultados ciertamente satisfactorios para las promotoras. 

Los elegantes y desenfadados complementos diseñados por María y Uxía son adquiridos por cada vez más mujeres en estas tres ciudades, al tiempo que se corre la voz de que las sobrinas de Adolfo Domínguez disponían de varias tiendas a través de las que vendían sus originales creaciones.

Una vez testado el éxito del concepto del negocio comienza una época frenética en cuanto al ritmo de aperturas (diversificación geográfica): en apenas 1 año la empresa inaugura 60 puntos de venta por todo el territorio nacional y que le reportan una facturación superior a los 36 millones de euros (año 2007), generando empleo para más de 200 trabajadores.


Y un año después (2008), Bimba y Lola apertura otra decena de puntos de venta, contando con un total de 70 tiendas repartidas por por toda España, y alcanzando una cifra de negocio cercana a los 50 millones de euros.

De hecho, Bimba y Lola se convertiría en esa época en la empresa textil española con una mayor tasa de crecimiento.

Asesoradas sin duda por su padre Jesús, con gran experiencia en el mundo textil, las fundadoras recurren también al modelo de franquicia para acelerar el ritmo de las aperturas, de tal forma que una de cada tres nuevas tiendas abriría bajo este modelo.

De esta forma mediante (1) tiendas propias (que representarían cerca del 75%), (2) tiendas franquiciadas (en torno al 25%) y (3) posteriormente a través de espacios y "corners" instalados en varios centros de El Corte Inglés consiguen expandir la marca Bimba y Lola por todo el país.

María y Uxía crean también su equipo de confianza, el "corazón" o "cerebro" de la compañía: compuesto por 20 jóvenes profesionales (entre diseñadores y gestores de diversas áreas) que trabajado en las oficinas centrales de la empresa en Mos (en el cinturón industrial de Vigo) contribuirían a la creación de este joven imperio textil.

En la primera década de los años 2000 Bimba y Lola comienza a posicionarse a nivel nacional como una de las marcas líderes en complementos (especialmente en sus bolsos), que pronto se convertirían en los más vendidos en su segmento.

Tras triunfar comercializando complementos y bisutería, y haber posicionado adecuadamente su marca en el mercado, la textil viguesa toma la decisión estratégica de comercializar también ropa (diversificar su portafolio de productos), ampliando así su oferta de productos.

De esta forma cada tienda de Bimba y Lola lograría una mayor facturación, al cubrir más oportunidades de compra de sus clientas, comenzando a competir directamente con las grandes cadenas de moda del sector como INDITEX o Mango, pero siempre en su segmento diferencial.


5. La expansión internacional (2007)

En el segundo año de actividad (2007) es cuando se produce su primera apertura en el extranjero, siendo el vecino Portugal el país elegido.


En 2008 se produce la inauguración de la segunda tienda en el exterior, en este caso en Le Marais (París). 


Sin embargo, es a partir de 2013 cuando la expansión internacional toma fuerza, abriendo decenas de establecimientos en Europa y posteriormente América Latina y Asia en apenas 5 años. 


México sería uno de los países donde la textil viguesa realizaría una mayor implantación, siendo en la actualidad el segundo mercado -tras España- por número de tiendas (más de una veintena).  


La compañía apostaría también por el modelo de franquicia para la apertura de una parte de sus tiendas en el extranjero (manteniendo el mismo porcentaje de 75% de tiendas propias + 25% de tiendas franquiciadas).


Ciudades tan relevantes en el mundo de la moda y los negocios internacionales como París, Milán, Roma, Lisboa, Bolonia, Ciudad de México, Seul, Singapur o Berlín cuentan con una tienda de Bimba y Lola. 


Y es que el concepto de "semilujo" junto a los innovadores diseños de la firma consiguen triunfar también a nivel internacional.



6. La creación de "Petra Mora" (2012)

En el año 2012 las hermanas Domínguez deciden diversificar su actividad empresarial (más allá del sector textil) mediante la creación de "Petra Mora": una tienda online de alimentación especializada en productos delicatessen. 


La idea era la de trasladar el exitoso posicionamiento "premium" de Bimba y Lola también al sector alimentario, ofreciendo una serie de productos selectos a través de su web de nuevo "a precios accesibles": cárnicos de calidad extra de Zamora (donde la familia Domínguez tenía una finca), quesos y embutidos, latas de conservas, vinos, etc.


En apenas cinco años tras su puesta en funcionamiento (año 2017) Petra Mora lograría alcanzar una facturación de 1,5 millones de euros, inaugurando además de sus tres primeras tiendas físicas en Madrid, Málaga y Alicante.


7. El rápido crecimiento y expansión por medio mundo de Bimba y Lola

En 2007 la empresa contaba con 70 tiendas en España y Portugal, logrando una facturación de 36 millones (una media de 500.000 euros anuales por establecimiento).


Dos años después (en 2009), Bimba y Lola contabiliza más de 80 tiendas, con presencia a mayores en el mercado francés. 


En 2010 el número de establecimientos supera el centenar, con presencia en media docena de países. Ese mismo año inaugura su tienda online, si bien problemas acontecidos con su administrador informático retrasarían su correcto funcionamiento hasta el 2012. 


Una vez arrancada, las ventas por internet crecerían de forma exponencial hasta representar un 22% de la facturación total del negocio (año 2021). 


Por dar una comparativa con otras empresas textiles, en el caso de INDITEX las ventas online suponen un 32% de su cifra de negocio, en el de TENDAM un 19%, para Adolfo Domínguez son un 14%, y en el de MANGO esta cifra se eleva hasta representar un 42% de la facturación total de la empresa.


Es más: a través de su tienda online Bimba y Lola ofrece a mayores productos exclusivos que no están disponibles en sus tiendas físicas, como forma de diferenciar y potenciar este canal. 



8. El cambio de "naming" y el "restyling" de la marca (2013)

A finales de 2013 la empresa toma la decisión de renovar su imagen corporativa cambiando la denominación "Bimba & Lola", vigente hasta ese momento, por la actual "BIMBA Y LOLA".

El hecho de sustituir la "&" por la "Y" aportaba varias ventajas comerciales a la marca, entre ellas:


1) DESTACAR SU ORIGEN ESPAÑOL: 

Según expertos en "branding" textil, nombres comerciales que emplean la letra "Y" (al igual que otras típicas del español como la "Z" o la "R") son asociados internacionalmente a España, país que se ha convertido en un referente internacional de la moda. 


Este factor (su origen español) aporta gran valor a la marca en todo el mundo, en un momento además en el que Bimba y Lola está desarrollando un ambicioso plan de expansión internacional.


2) FACILITAR LA VENTA A TRAVÉS DE LA PLATAFORMA ONLINE:

Clarificando la dirección de la empresa a través de internet con el nuevo dominio www.bimbaylola.com, y obviando complejos símbolos para las búsquedas en la red como es la "&".


9. Aperturas internacionales (2016-2021)

En 2016, 
Bimba y Lola cuenta con 223 tiendas repartidas por 12 países, facturando más de 150 millones de euros, y dando empleo a más de 1.000 trabajadores.


En 2018, las ventas superan los 180 millones de euros a través de una red compuesta por más de 270 establecimientos repartidos por 14 países (100 de ellas en el extranjero).


En 2021, y tras superar el año de "crisis covid", la empresa alcanza los 275 establecimientos operativos a través de 20 países (además de su tienda online), superando los 210 millones de facturación y dando empleo a 1.500 trabajadores.


10. Los fallidos intentos de venta al capital-riesgo y la nueva estrategia de expansión internacional

La impresionante trayectoria de Bimba y Lola ofrece (1) crecimiento y (2) rentabilidad, los dos factores más atractivos y valorados por cualquier inversor, especialmente en el caso del capital-riesgo que durante los últimos años se ha mostrado muy interesado en participar la empresa viguesa.


De hecho, hasta en tres ocasiones las propietarias de Bimba y Lola han renunciado a la entrada de un gran fondo de inversión en su empresa.


El último intento fue en el año 2018 cuando Permira y The Carlyle Group intentaron hacerse con el 100% de la compañía. 

Sin embargo, el precio de venta exigido por las hermanas Domínguez (500 millones de euros) resultó muy superior al que estas gestoras de fondos estaban dispuestas a poner sobre la mesa.

De hecho, desde este último intento de venta fallido, la estrategia de la compañía ha virado por completo: tras contratar a José Manuel Martínez Gutiérrez (ex directivo de INDITEX) como nuevo CEO de Bimba y Lola, y un nuevo consejo de administración con profesionales independientes, la empresa quiere volcarse en su internacionalización para convertirse en una gran marca global de referencia en su segmento.

Más crecimiento internacional (con nuevas aperturas en Europa, Latinoamérica y Asia preferentemente), potenciación de la tienda online, creación de nuevos canales de venta y, si fuera necesario, salida a bolsa para financiar esta ambiciosa estrategia de crecimiento. 

En la actualidad la empresa está construyendo su nueva sede central en la Avenida de Madrid de Vigo, en la que dispondrá de sistemas informáticos más modernos y sofisticados, y a través de los cuales llevará el control de su negocio en medio mundo.


11. La reorganización societaria de la compañía (2019)

En el año 2019 la compañía reorganiza su estructura societaria mediante la creación de nuevas filiales especializadas en el desarrollo de las diversas actividades que componen los procesos de la empresa textil. 

De esta forma, (1) Bimba y Lola, S.L. (sociedad matriz) participa al 100% a sus empresas dependientes (2) Bimba y Lola Inversiones, S.L. (dedicada a esta actividad), (3) Bimba y Lola Logística, S.L. (encargada de la distribución y gestión de flujos logísticos) y (4) Bimba y Lola Real Estate, S.L. (la filial inmobiliaria destinada a la adquisición, arrendamiento y explotación de edificaciones). 

La sede social de todas estas empresas que consolidan en la matriz se ubica en el Parque Tecnológico y Logístico de Vigo ("Texvigo"), donde se emplaza también el domicilio de la compañía.

A su vez, la matriz Bimba y Lola, S.L. está participada al 100% por Bimba y Lola Studio, S.L., sociedad instrumental repartida al 50% por cada una de las hermanas Domínguez. 


12. La alianza china y la creación de la Fundación Bimba y Lola (2021) 

En 2021 la empresa viguesa firma una alianza con el grupo oriental ImagineX para la creación de una joint venture que permita el lanzamiento y la expansión de Bimba y Lola por China.  

ImagineX gestiona 25 marcas globales (a las que ahora se suma la textil española) a través de 448 puntos de venta ubicados en 48 ciudades chinas.

De esta forma a lo largo de 2022 Bimba y Lola conseguirá expandirse de forma rápida y efectiva también por mercado chino, otra de las grandes plazas mundiales de la moda, y con una enorme capacidad de generación de negocio.

Un paso más en la conquista mundial de Bimba y Lola.

A mayores, ese mismo año -y siguiendo la estela de otros empresarios textiles como Amancio Ortega- la compañía anuncia la creación de la Fundación Bimba y Lola cuyo objetivo es la promoción de actividades destinadas a lograr la integración de colectivos vulnerables y desfavorecidos, acción que además conllevaría beneficios de tipo fiscal para el holding.

Moda y expansión del negocio pero con alma y ganas de revertir en la sociedad una parte de su beneficio. El modelo competitivo y socialmente implicado de Bimba y Lola. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario