Buscar este blog

¡Te mantenemos informado de las nuevas publicaciones!

Entrada destacada

ARTÍCULOS RECOMENDADOS: pincha aquí para acceder.

Bienvenid@ Una selección mejores artículos del blog MUNDODELAEMPRESA Empresas: LA CRISIS DE DIA...

martes, 9 de enero de 2018

FINANZAS: EL CÁLCULO DEL PUNTO MUERTO (PUNTO DE EQUILIBRIO O "BREAK-EVEN POINT")




EL ANÁLISIS COSTE-VOLUMEN-BENEFICIO

Tipos de costes en una empresa:

1) Costes variables (CV): 

Son aquellos que varían proporcionalmente con el volumen de producción. Están directamente relacionados con la cantidad de producto obtenido. Así cuando no hay producción, los CV son nulos. Son CV las materias primas (MP) o componentes empleados en la fabricación de cualquier producto.

En términos unitarios permanecen constantes. Es decir, 1 ud. de producto lleva siempre la misma cantidad de materia prima (MP) sea cual sea el volumen de producción.


2) Costes fijos (CF): 

Son aquellos que permanecen relativamente constantes cualquiera que sea el nivel de producción o actividad de la empresa. Son CF los alquileres, seguros, electricidad, etc.

En términos unitarios, el CF por unidad disminuye conforme aumenta el volumen de actividad. Es decir, los CF se reparten entre más unidades fabricadas con lo que por unidad son menores cuanto mayor es la producción (lo que se llama "economías de escala").



EL PUNTO MUERTO: DEFINICIÓN Y CÁLCULO

El punto muerto (o punto de equilibrio o umbral de rentabilidad) se define como el nivel de ventas que una empresa debe alcanzar para obtener un beneficio nulo. Es decir, es la cifra de ventas en la cual los costes totales (costes fijos + costes variables) se igualan con los ingresos totales, y a partir de ese nivel todo lo que venda la empresa será su beneficio.

Por tanto, una empresa se halla en su punto muerto cuando no tiene ni beneficios ni pérdidas (su resultado = 0).


El cálculo del punto muerto se deduce a partir de la siguiente ecuación:

El punto muerto es el nivel de ventas donde los beneficios son = 0, es decir, es el nivel de ventas donde ingresos son = gastos.

En el punto muerto:

INGRESOS (I) = COSTES TOTALES (CT) = COSTES VARIABLES (CV) + COSTES FIJOS (CF)

Llamando "X" al número de unidades físicas vendidas en el punto muerto, "P" al precio de venta unitario y "CVu" al coste variable unitario, se cumplirá la siguiente ecuación:

                                                                  X * P  =  X * CVu  +  CF

despejando X obtenemos el nº de uds a vender para tener un beneficio nulo (es decir, para alcanzar el punto muerto): X = CF / (P - CVu) 

a) Así se obtiene la fórmula del punto muerto para el caso de una empresa monoproducto (empresas que comercializan un único tipo de producto con un único margen):


b) En el caso de que queramos analizar el punto muerto de una empresa multiproducto (el caso más habitual en el que se comercializan varios tipos de productos con diferentes márgenes) la fórmula es algo más compleja:


Hay que destacar que la estructura de costes de una empresa (tanto CF como CV) va variando mes a mes: se contrata nuevo personal, suben los gastos de electricidad, se compra nueva maquinaria que incrementa el coste fijo de las amortizaciones, se contratan nuevos préstamos con gastos financieros, varían los precios de las materias primas, etc.

Por tanto, en la gestión de una empresa es importante que el cálculo del punto muerto sea actualizado cada cierto tiempo, para tener una visión lo más realista posible del objetivo de ventas a conseguir en función de la rentabilidad que queramos obtener, y sobretodo para evitar llevarnos la sorpresa de que no estamos vendiendo lo suficiente como para cubrir gastos. 


EJEMPLOS

1) CÁLCULO DEL PUNTO MUERTO EN UNA EMPRESA MONOPRODUCTO

Una empresa que fabrica un único producto presenta la siguiente cuenta de PyG en el año X:

VENTAS
5.000 €
- Coste de fabricación de la producción vendida: MP (CV)
-2.500 €
= MARGEN BRUTO
2.500 €
- Gastos de distribución (CV)
-1.000 €
= MARGEN DE CONTRIBUCIÓN
1.500 €
- Gastos de estructura (CF)
-500 €
= RESULTADO (BENEFICIO DE EXPLOTACIÓN)
1.000 €


a) Conociendo que los Costes de fabricación y los Gastos de distribución son proporcionales a las ventas (CV) y que los Gastos de estructura son fijos (CF), ¿cuánto tiene que vender la empresa en el año X para tener beneficio?
  • PM empresa monoproducto (en €) = CF / MC en %

1º) Calculamos el MC en % = MC / Vtas = 1.500 € / 5.000 € = 0,30.

2º) Y así hallamos el PM (en €) = CF totales / MC en % = 500 € / 0,30 = 1.667 € >> la empresa debe vender 1.667 € en el año X para alcanzar el punto muerto y empezar a generar beneficios.


b) ¿Y si conocemos que el número de unidades vendidas en el año X fue de 600 uds? Hallar el punto muerto en unidades. 
  • PM empresa monoproducto (en uds) = CF / MCu

1º) Calculamos el P vta unitario = 5.000 € / 600 uds = 8,33 €/ud.

2º) El total de CV = coste MP + gastos distribución = 2.500 + 1.000 = 3.500 €.
     Calculamos el CVu = 3.500 € / 600 uds = 5,83 €/ud.

3º) Calculamos el MCu = P vta - CVu = 8,33 € - 5,83 € = 2,50 €.

4º) Y así hallamos el PM (en uds) = CF totales / MCu = 500 € / 2,50 € = 200 uds >> la empresa debe vender al menos 200 uds en el ejercicio X para alcanzar el punto muerto. El beneficio comenzará a generarse a partir de la unidad nº 201 vendida.


DISCUSIÓN: ¿LOS COSTES DE MANO DE OBRA DE LOS OPERARIOS (MOD) SON COSTES FIJOS (CF) O COSTES VARIABLES (CV)?

Cualquier buen economista o analista financiero debe ser capaz de discernir entre los criterios empleados por la contabilidad de costes tradicional (destinada a cumplir el mandato legal), y la contabilidad de costes interna (destinada a la toma de decisiones) y de la cual se deriva el cálculo del punto muerto.



1) La contabilidad de costes tradicional (regida legalmente por los principios del PGC) está destinada a calcular los escandallos de costes de los productos para poder hallar -conforme a la legalidad- el valor contable del inventario y así realizar el asiento de variación de existencias en la contabilidad de una empresa. Es decir, este criterio sirve para valorar el inventario.

Según esta visión legal (PGC), el "coste del producto" (en el caso de existencias sometidas a un proceso de fabricación) se halla a través del criterio "Full Costing"* el cual afirma que éste está compuesto por todos aquellos costes que están directamente relacionados con la fabricación: MP + MOD + CIF. *(El PGC también permite el uso del criterio de "Costes Estándar" para valorar las existencias pero en base a varias premisas que ahora no analizaremos). 

Es decir, según este primer criterio legal, el coste de un producto sí que incluye la mano de obra de los operarios de producción (MOD) además del coste de la materia prima o materiales directos (MP), y la parte de los costes indirectos de fabricación (CIF) que pueda asociarse al proceso productivo.

Crítica a este criterio: para realizar un análisis real sobre el punto muerto y la rentabilidad de un negocio, este criterio es mentiroso, pues no distingue entre costes fijos (CF) y costes variables (CV) a la hora de imputar costes a un producto, clasificación que es fundamental para poder estimar el punto muerto de un negocio y hacer un análisis real de su rentabilidad.

Es decir, en lo relativo al coste de la mano de obra (MOD), este criterio "legal" se basa en la premisa teórica e irreal de que la mano de obra es completamente flexible y variable (CV): supone que una empresa contrata a todos sus trabajadores por horas y que puede incrementar y reducir las horas contratadas de estos con total flexibilidad según vaya necesitando más o menos mano de obra en su proceso productivo (más o menos horas trabajadas). Esta situación no es real en el día a día de las empresas: existe una buena parte de los trabajadores (la gran mayoría de hecho) que son un coste fijo (CF) siempre, especialmente los que tienen contrato indefinido; y los que tienen un contrato temporal, son también un CF durante el tiempo que están en la empresa. Es decir, tan sólo se podría clasificar como variable la MOD contratada a través de una ETT (que realmente sí que se contrata y se paga por horas, y se puede aumentar y reducir con relativa flexibilidad) pero aún así incluso este tipo de contratación de personal no es para nada del todo flexible ni variable.

Y lo mismo ocurre con los CIF (costes indirectos de fabricación) como pueden ser la electricidad o la amortización de las máquinas: aunque en teoría deberían ser variables CV (pues si no consumo electricidad no genero ese gasto, o si no uso una máquina no la desgasto) en la realidad es que siempre son o tienen una parte de coste fijo (hay una parte de la factura de la luz que es siempre fija, siempre soporto el coste de las amortizaciones aunque no utilice las máquinas, etc.). Realmente son costes semifijos.

Por tanto, y para suplir las carencias de la contabilidad de costes tradicional surge la contabilidad de costes para la toma de decisiones, que plantea otro criterio a la hora de imputar costes a los productos.

2) La contabilidad de costes interna para la toma de decisiones (regida fundamentalmente por el criterio y el conocimiento acerca de la estructura de gastos y de la empresa del propio empresario), está destinada a estimar los escandallos de costes en base a la realidad del día a día, y así poder analizar la rentabilidad real del negocio y de los productos.

Según esta visión, el coste del producto se halla con el criterio "Direct Costing" que afirma que éste está compuesto sólo por los costes variables (CV) asociados al proceso productivo, es decir, MP + MOD** + CIF Variables**.

Es decir, según este criterio los costes del producto incluyen sólo la materia prima (MP), y a mayores los salarios del dpto de Producción (MOD) y la parte que pueda considerarse variable de los CIF. Con estos datos podemos calcular el Margen de Contribución (MC) de los productos: MC = P vta - MP - MOD - CIF Variables, que nos indica la rentabilidad real que aporta cada producto.

**Sin embargo, la clasificación de los costes en variables, fijos, semifijos y semivariables la gran mayoría de las veces no es sencilla, por lo que como norma general, en caso de tener problemas de criterio a la hora de clasificar un coste (tener dudas sobre si un coste es más fijo o es más variable), lo mejor es considerarlo siempre como CF.

Es decir, y en definitiva, para realizar un análisis lo más realista posible acerca de la rentabilidad de una empresa y para el cálculo de su punto muerto, lo mejor es considerar siempre como CV tan sólo el coste de la MP, y el resto de costes (incluidos MOD y CIF) como CF. De hecho como se puede observar, así se ha realizado en el ejemplo del cálculo del punto muerto en una empresa monoproducto. Pero ¡ojo!, esto sólo para el análisis interno. Como hemos comentado, para la contabilidad de costes legal debemos considerar como coste del producto todos los costes relacionados con el proceso productivo: MP + MOD + CIF.

1 comentario:

  1. Obtener un seguro es muy importante para cada persona ya que al contar con un seguro, la persona va a tener la tranquilidad de saber que alguien responderá en caso de asalto, accidente o pérdida total o cualquier otro tipo de incidente, los pagos hasta los arreglos, de ahí la importancia de poseer un seguro que ampare cualquier eventualidad. Es muy interesante que cada persona tenga conocimiento de como asegurar un vehículo para evitar confusiones al momento de decidirse.

    ResponderEliminar