Buscar este blog

¡Te mantenemos informado de las nuevas publicaciones!

Entrada destacada

ARTÍCULOS RECOMENDADOS: pincha aquí para acceder.

Bienvenid@ Una selección mejores artículos del blog MUNDODELAEMPRESA Empresas: LA CRISIS DE DIA...

sábado, 13 de enero de 2018

ORGANIZACIÓN: EL "COMPLIANCE", LA ÉTICA Y LA IMPORTANCIA DE LOS MECANISMOS DE CONTROL EN LAS EMPRESAS


ES RENTABLE ACTUAR DE FORMA ÉTICA

Dentro de las empresas (como en la vida en general) nos encontramos con gente de todo tipo: personas más éticas y personas menos éticas.

A pesar de que las empresas atraviesan todo tipo de situaciones a lo largo de su historia, muchas veces al límite y que requieren de decisiones nada sencillas, como regla general está comprobado que el comportamiento ético resulta no sólo recomendable, sino que suele ser la opción más rentable a medio y largo plazo. 

Por ejemplo, nadie discute que pagar la menor cantidad de impuestos dentro de la legalidad es uno de los principales objetivos del departamento de fiscal. Pagar menos impuestos de los legalmente exigibles (defraudar) en algún ejercicio supone, en caso de inspección, importantes sanciones que superan con creces el ahorro de dinero que la empresa haya podido conseguir al defraudar. Además a esto hay que añadirle todos los gastos extra, tiempo, recursos y desgaste que supone enfrentarse a un proceso de inspección y sanción, especialmente cuando las cosas no están en regla. Otro ejemplo: trabajar con "B" y consentir operaciones en "dinero negro".

Pero no sólo en los departamentos directamente relacionados con el dinero se pueden dar casos de actuaciones poco éticas ni mucho menos. Otro ejemplo típico de estas situaciones suele ser el de la permisividad con los responsables de compras de que sean "untados" por los proveedores a cambio de la compra de sus materias. O tener a trabajadores sin contrato o sin cumplir la mínimas medidas de seguridad.

No compensa de ninguna de las maneras hacer las cosas mal por ahorrar un dinero, cuando además existen graves riesgos y una gran probabilidad de que esa mala actuación se vuelva en contra y salga infinitamente más cara.


Por tanto, a las empresas les interesa (simplemente desde el punto de vista de trabajar "tranquilas" y maximizar su beneficio) actuar de forma ética, y esto es algo que la dirección o gerencia debe promover entre sus trabajadores, especialmente cuando la organización es de un tamaño considerable y es difícil controlar la calidad del trabajo realizado dentro de los distintos departamentos, plantas, filiales o unidades organizativas. 



¿A QUIÉN SEGUIR? ¿AL ÉTICO O AL CORRUPTO?

Existen muchos estudios sobre comportamiento organizacional (muchos de ellos de prestigiosas universidades) y todo ellos concluyen que el comportamiento ético -o no- de una empresa/organización depende del seguimiento masivo que la gran mayoría de trabajadores (la media) hacen del grupo que lidera una práctica "corrupta" o del grupo que lidera una práctica "ética".

Es decir, en cualquier organización existen 3 grandes grupos de trabajadores en función de su comportamiento:


1) Trabajadores corruptos: suelen ser el 5% de la plantilla de cualquier empresa.

2) Trabajadores éticos: suelen representar en torno al 20% de la plantilla.

3) Y el 75% restante (la gran mayoría) es influenciable, y con su comportamiento seguirán al porcentaje "corrupto" o al porcentaje "ético" en función de cómo se faciliten o dificulten estos tipos de comportamiento desde la propia organización. Es decir, si se permite que los corruptos lideren la organización, ésta acabará actuando de forma corrupta. Por tanto es responsabilidad de la administración/dirección de la empresa el rumbo que tome ésta.


LA IMPORTANCIA DEL "COMPLIANCE"

Como forma de evitar actuaciones ilícitas, resulta de vital importancia establecer en las empresas mecanismos de control y procedimientos capaces de detectar y corregir comportamientos poco éticos, de tal forma que se disuada al porcentaje corrupto de "contagiar" al resto. Esto es lo que se conoce como "Compliance" o "Corporate Compliance".

El "Corporate Compliance" se define como el conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las organizaciones para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan, y establecer mecanismos internos de prevención, gestión, control y reacción ante los mismos. 

Mediante una auditoría de compliance, las empresas conocen con minuciosidad el riesgo legal que soporta cada una de sus áreas (a nivel financiero y contable, a nivel fiscal, a nivel laboral, a nivel específico en lo que respecta a la legislación que regula el sector en que opera la empresa, etc.).

De esta forma es posible:

1) Conocer y valorar todos los riesgos reales a los que está expuesta la empresa, su actividad y sus administradores y responsables.

2) Establecer mecanismos que permitan prevenir malas prácticas y posibles contingencias a nivel legal.

3) Cubrirse legalmente contra todo tipo de contingencias y limitar la responsabilidad de los administradores. De hecho, disponer de un plan de compliance es obligatorio en todas las empresas en España desde hace varios años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario