Buscar este blog

¡Te mantenemos informado de las nuevas publicaciones!

Entrada destacada

ARTÍCULOS RECOMENDADOS: pincha aquí para acceder.

Bienvenid@ Una selección mejores artículos del blog MUNDODELAEMPRESA Empresas: LA CRISIS DE DIA...

domingo, 22 de abril de 2018

ENTORNO: El proyecto de Abel Caballero para la nueva Gran Vía de Vigo: un desastre de proporciones faraónicas


Los antecedentes

Abrir Vigo al Mar, la plaza del Bebés, la zona del puerto, el Excalextric, la ampliación del hospital Xeral… Son muchos los ejemplos de ejecuciones urbanísticas realizadas en Vigo que bajo la bandera de la “modernidad” han terminado por estropear zonas emblemáticas de la ciudad para indignación y estupor de los vigueses.


Y parece que Vigo no aprende de los errores. De nuevo un proyecto faraónico y controvertido promovido por su alcalde Abel Caballero promete la reconversión de una de las calles más características, referentes y señoriales de esta ciudad en otra de esas “obras de modernidad” de dudoso gusto y que acaban por estropear su patrimonio histórico y urbanístico con el consiguiente enojo de la ciudadanía.



La actual Gran Vía de Vigo, una gran avenida urbanita referente en toda España

La Gran Vía es una de las avenidas más singulares y espectaculares de Vigo: dicho en boca de turistas, “no existe una calle igual en ninguna otra ciudad de Galicia, ni prácticamente a nivel de toda España.”


De hecho, la Gran Vía de Vigo es una verdadera referencia de la Galicia urbana y una parte de fundamental de la historia de esta ciudad. Ni siquiera la Gran Vía madrileña tiene un grandioso bulevar central como el que posee Vigo, siendo una de sus singularidades, señas de identidad y atractivo turístico. 


El bulevar central de la Gran Vía viguesa es además parte de la historia de la ciudad, al llevar allí más de 70 años, siendo testigo del crecimiento y evolución de la misma.


La morfología de la Gran Vía de Vigo es única en toda España, muy apreciada y valorada tanto a nivel arquitectónico como por los propios vecinos y turistas que visitan la ciudad.


Se trata de una gran avenida de aceras amplias, árboles frondosos, elegantes farolas de estilo “fernandino” (tan características de Vigo y que la ciudad está viendo desaparecer en las últimas “humanizaciones” promovidas por el gobierno de Abel Caballero) y con un característico paseo central ajardinado, elementos propios de una gran ciudad.


El proyecto de reforma de la Gran Vía viguesa: una horterada de proporciones faraónicas

El “moderno” proyecto de “humanización” que se ha presentado se compone de una enorme “oruga” compuesta por arcos metálicos decorados con los colores del arco iris y bordeada de plantas tropicales, elementos que recubren una larga pasarela mecánica acristalada y que recorren la avenida de punta a punta, sustituyendo al histórico bulevar ajardinado que existe en la actualidad.


A mayores, el proyecto planea la sustitución de las típicas y características farolas de estilo fernandino-vigués (otro de los iconos de la ciudad) por farolas y semáforos grises de corte "racionalista", mucho más modernos y angulosos.


Un seto (con un coste estimado de 50.000-60.000 euros) con forma de pez para sustituir a la tan conocida escultura de "los rederos", otro de los símbolos de Vigo


Y para colmo, la reforma contempla la tala de los frondosos y verdes árboles que dan sombra y oxigenan a la que probablemente sea la calle más emblemática, simbólica y transitada de Vigo.



La Gran Vía: una calle de estilo clásico que requiere una puesta a punto desde el buen gusto

Que la Gran Vía necesita una reforma, limpieza y puesta a punto desde hace años es un hecho. Pero una renovación con buen gusto y adaptada al entorno y a un modelo de ciudad estética, atractiva y cómoda, donde se priorice el verde y los árboles frondosos entre los que pasear.


Y la idea de unas pasarelas automáticas para ayudar y transportar a los peatones (bien integradas estéticamente en una calle de estilo “clásico” como es la Gran Vía, y respetando el arbolado) podría hasta ser un buen proyecto.


Pero la propuesta que pretende transformar una de las avenidas más bellas e icónicas de Vigo por una gran pista futurista y gris, con árboles enanos incapaces de dar sombra y depurar la polución, farolas rectilíneas de dudoso gusto y "modernas" rampas multicolores, no es para nada un avance en pro de la calidad de vida ni mucho menos “humanizar” una de las calles más importantes de la ciudad más grande de Galicia.



El discutible estilo de las últimas "humanizaciones": ¿Un problema para la imagen turística de Vigo?

El gobierno de Abel Caballero viene ejecutando en los últimos años el que es sin duda el más ambicioso plan de humanización de calles de toda la historia de Vigo, haciendo caso a una tradicional demanda ciudadana que desde siempre ha querido una ciudad más "verde", más "humana" y con calles más atractivas y turísticas.


El problema está apareciendo cuando los vigueses observan el dudoso gusto con el que se acaban ejecutando estas "humanizaciones", pues llevan años viendo cómo extrañas farolas de color rojo sustituyen a las clásicas "fernandinas" verdes mucho más armónicas y típicas de Vigo, cómo se crean nuevos parques con columpios de colores "eléctricos" sin apenas verde ni vegetación a su alrededor, cómo grandes y frondosos árboles (tan agradecidos en los días de calor y polución) desaparecen para dejar paso a arbustos y especies enanas, cómo modernas escaleras mecánicas de color rojo brillante surgen en medio de cascos históricos, cómo semáforos verdes y grises se mezclan con mobiliario urbano de color rojo y blanco creando unas composiciones cromáticas imposibles, o cómo extrañas rotondas y glorietas empiezan a poblar la ciudad. Actuaciones urbanísticas que sin duda van en contra de lograr una ciudad mucho más armónica y estética.


Los ejemplos más llamativos de estas extravagantes "humanizaciones" (que además han trascendido como noticia a nivel nacional) son la colocación del conocido "dinoseto" (un seto con forma de dinosaurio y que actualmente incluso presenta calvas) en la Puerta del Sol, la inauguración de la humanización de la calle Rosalía de Castro con su exclusiva "ciber-rotonda" (una rotonda con una enorme pantalla de televisión circular que emite publicidad institucional "cegando" y distrayendo a los conductores -todo un milagro que la DGT haya permitido su instalación-), o el famoso "barco de la polémica" en la rotonda de Coia y que sacó a los vecinos a la calle para evitar su colocación.


El mantenimiento (o mejor dicho la falta de éste) es otro de los problemas de estas humanizaciones, en las que aparecen graffitis que nunca se borran, árboles que se secan, mueren y que jamás son reemplazados, señales que se tuercen y nunca son enderezadas, hierba que no se corta, maceteros que se rompen o abollan que no son arreglados y un largo etcétera de deficiencias.


Las curiosas "humanizaciones" de los últimos años priorizan además el color gris y reducen al mínimo la presencia de verde para estupor de los ciudadanos.


De hecho, las nuevas intervenciones que se anuncian para zonas emblemáticas como la Puerta del Sol, la Avenida de Madrid o la comentada Gran Vía están provocado la indignación de una gran parte de los vigueses, al predominar en ellas grandes superficies sin verde ni árboles, con farolas de estilo "futurista" y extravagante mobiliario urbano.



En definitiva, lejos de hacer una ciudad más amable, cómoda y "vegetal", la oleada de "humanizaciones" propuestas (que priorizan el gris en detrimento del verde) y que suponen la supresión de elementos emblemáticos e icónicos de la ciudad, están haciendo que Vigo pierda muchos de sus rasgos característicos e identidad, a la vez que creando un modelo de ciudad poco atractiva para ciudadanos y visitantes.


3 comentarios:

  1. De donde saca que hay una enorme oposición publica a las humanizaciones. Desde donde escribe usted?

    ResponderEliminar
  2. En Vigo no existe una enorme oposición pública a las humanizaciones: todo lo contrario. Los ciudadanos queremos una ciudad humanizada. Pero queremos el tipo de humanizaciones que se hacen en otras grandes ciudades en las que predomina el verde, los árboles frondosos y el buen gusto. En las últimas humanizaciones de Vigo (y esto es una crítica del todo constructiva, créame) no hay apenas verde, se utilizan arbustos o árboles enanos que poca sombra y oxígeno generan, y que apenas tapan del sol los días de calor, predomina el color gris-cemento o gris-loseta del suelo (frente al verde), y el estilo de mobiliario urbano y farolas elegidas en las últimas intervenciones es muy poco estético/poco atractivo. Deberían replantearse el modelo de humanizaciones que están realizando desde el Ayuntamiento. Hay modelos de ciudades verdes como Vitoria, Oviedo o incluso Madrid donde pueden inspirarse y tomar ejemplo a la hora de diseñar las humanizaciones de Vigo. En resumen: Sí a las humanizaciones, pero Sí con buen gusto y donde predomine el verde. Un saludo y gracias por su comentario!

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo. De lo mejorcito que he leído acerca de esta aberración. Que malas son las mayorías absolutas que acaban endiosando los egos....

    ResponderEliminar